Se trata de objetos de valor plástico, con humor y movimiento, destinados a adultos y / o a niños y niñas, realizados en madera por el Arq. Pedro Cánaves como parte del proyecto denominado “Jugarse la Vida".